La infección de células de la boca favorece la transmisión del coronavirus

Nuevos hallazgos destacan el papel de la boca en la expansión del SARS-CoV-2, tanto hacia las vías respiratorias y los pulmones, como hacia otros individuos

A medida que pasamos más tiempo conociendo al SARS-CoV-2, se hace evidente su don de la ubicuidad. Es sabido que los principales lugares de infección se localizan en las vías respiratorias y en los pulmones, pero también hay evidencias de que puede infectar células del sistema digestivo, de los riñones , de los vasos sanguíneos y, ahora también, se confirma que de la boca.

Un estudio indica que el virus puede infectar células específicas en las glándulas salivales; lo que ayudaría a explicar un síntoma tan frecuente entre los infectados, como la ageusia o alteración del gusto, y otros también documentados como sequedad de boca y ampollas.

El trabajo también describe el papel que la boca parece desempeñar en la transmisión del SARS-CoV-2 a los pulmones o al sistema digestivo a través de la saliva cargada de células orales infectadas  por el virus.

Estas conclusiones proceden de una investigación, que se ha publicado en Nature Medicine, llevada a cabo por investigadores del Instituto Wellcome Sanger, los Institutos Nacionales de Salud y la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, así como científicos de la Red Oral y Cráneo-facial del Atlas de Células Humanas, un consorcio internacional integrado en el Atlas Celular Humano que está mapeando cada tipo de célula del organismo, para recabar así un conocimiento transformador para la medicina.

Era sabido que la saliva de las personas con covid-19 puede contener SARS-CoV-2, y de hecho, algunos de los test de detección la están utilizando como muestra. Sin embargo, no estaba claro el papel de las células orales. Con este trabajo, los científicos han visto, en una primera fase, en muestras de tejido bucal de voluntarios sanos, la presencia de células que expresaban las proteínas de entrada para el coronavirus ACE2 y TMPRSS2. La expresión de ambos receptores se encontró en células ductales de las glándulas salivales y algunas células gingivales o de las encías.

En una segunda fase de la investigación, analizaron tejidos bucales de pacientes con covid-19 (fallecidos o de los que se había tomado una biopsia). Constataron la presencia del ARN del SARS-CoV-2 en las células de las glándulas salivales, lo que indica infección y replicación víricas. Además, se constató que la saliva de personas con covid-19 leve o incluso asintomático contenía células bucales que transportaban también el ARN del SARS-CoV-2 hacia las proteínas de entrada.

El trabajo se completó con un pequeño experimento, por el que se añadieron saliva de ocho de infectados asintomáticos a unas células de primate en cultivo, y algunas llegaron a infectarse. Esto plantea la posibilidad de que incluso las personas sin síntomas puedan transmitir el SARS-CoV-2 infeccioso a otras personas a través de la saliva.

El autor principal del estudio Kevin Byrd, de la Universidad de Carolina del Norte, concluye que “en conjunto, los hallazgos del estudio sugieren que la boca, a través de células orales infectadas, juega un papel más importante en la infección por SARS-CoV-2 de lo que se pensaba. Cuando se ingiere saliva infectada o se inhalan pequeñas partículas de ella, creemos que potencialmente puede transmitir el SARS-CoV-2 a nuestra garganta, nuestros pulmones o incluso nuestro intestino”. A lo que Blake Warner, de los Institutos Nacionales de Salud, añade que “nuestro estudio, al revelar un papel potencialmente subestimado de la cavidad oral en la infección por SARS-CoV-2, podría abrir nuevas vías de investigación que conduzcan a una mejor comprensión del curso de la infección y la enfermedad. Dicha información también podría informar las intervenciones para combatir el virus y aliviar los síntomas orales del covid-19”.

Sonia Moreno

fuente.: diariomedico.com