COVID-19 | Sanidad recomienda primero el paracetamol antes de inyectarse la vacuna AstraZeneca

El Ministerio actualiza la estrategia de vacunación tras constatar efectos secundarios leves provocados por la vacuna de Oxford AstraZeneca

El Ministerio de Sanidad recomienda la administración del fármaco paracetamol de forma previa a la vacunación contra el covid-19 con el preparado de AstraZeneca como método para evitar reacciones adversas que no afectan a todas las personas vacunadas, pero sí son síntomas leves y de corta duración.

La medicación reduce significativamente reacciones adversas como el dolor local, los escalofríos, la cefalea, la febrícula y el malestar posvacunal. Esta nueva sugerencia por parte de Sanidad aparece recogida en la cuarta actualización de la estrategia de vacunación publicada el pasado viernes por dicho ministerio.

Sanidad ha afirmado que: “Se puede utilizar dosis de 1 gramo de paracetamol previa a la vacunación, seguida de 1 gramo cada 6 horas durante las primeras 24 horas, lo que reduce significativamente muchos de los posibles síntomas, sin influir en la respuesta inmune”, señala el documento oficial.

El informe señala que “se observan reacciones locales y sistémicas leves frecuentes tras la vacunación” tanto con las vacunas de Moderna y Pfizer como con la de AstraZeneca, aunque Sanidad solo recomienda el uso de Paracetamol con esta última.

En el caso de la vacuna AstraZeneca, estas reacciones suelen aparecer tras el primer pinchazo y va reduciendo sus síntomas con la segunda dosis, que se pone entre 10 y 12 semanas después. Por el contrario, las vacunas BioNTech, Pfizer y Moderna destinadas a los mayores de 55 años, los efectos adversos tienden a surgir con la segunda dosis, que se pone entre tres y cuatro semanas después del primer pinchazo.

Esto podría deberse principalmente a que los efectos secundarios, que en todo caso duran pocos días y son leves, son más frecuentes en personas jóvenes, que son a su vez las que están recibiendo la vacuna de AstraZeneca, administrada solo a menos de 55.

Las reacciones más comunes de las tres vacunas son: son la fatiga o sensación de cansancio (hasta el un 70% de los casos), náuseas (hasta en un 23%), mialgia o dolor muscular (hasta en un 61%), cefalea o dolor de cabeza (hasta en un 64%) y artralgia o dolor de articulaciones (hasta en un 46% de los casos).

En definitiva, AtraZeneca había considerado en sus ensayos que el paracetamol profiláctico mejoraba la tolerancia sin reducir la inmunidad de la vacuna contra el coronavirus.

Actualmente, en países como Alemania ya han dado un paso más en lo que se refiere al proceso de vacunación y ya han comenzado a inyectar la dosis en mayores de hasta 75 años, mientras que en España la reciben hasta el momento los menres de 55 años. Estos últimos, son principalmente los profesionales esenciales como los agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, los docentes y los sanitarios.

 

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: Gustavo Fring, Artem Podrez y Getty Images