El mecanismo de control de exportación de vacunas de la UE no afectará finalmente a la frontera que divide Irlanda

El mecanismo de control de exportación de vacunas aprobado por la Comisión Europea y que entra en vigor este sábado no afectará a la frontera que separa Irlanda e Irlanda del Norte, como había transcendido en un primer momento.

“La Comisión se asegurará de que el protocolo de Irlanda del Norte e Irlanda no se vea afectado. La Comisión no aplicará la cláusula de seguridad”, ha aclarado Bruselas en un comunicado.

Previamente, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, había hablado con el primer ministro británico, Boris Johnson, y con el primer ministro de Irlanda, Michéal Martin.

Ambos habían mostrado su preocupación y su descontento ante la posible aplicación de esta cláusula en la frontera que separa ambas partes de la isla.

Por su parte, la ministra principal de Irlanda del Norte, Arlene Foster, tachó la decisión de la UE de invocar el artículo 16 del Protocolo de Irlanda del Norte de “acto de hostilidad”.  “Están tratando de detener el suministro de vacunas, unas vacunas diseñadas para salvar vidas en el Reino Unido”, afirmó Foster en un vídeo divulgado sus redes sociales.

Tras conocer que finalmente Bruselas había dado marcha atrás en su decisión, el primer ministro irlandés ha aplaudido la noticia.

“Acojo con satisfacción la decisión de esta noche de la Comisión Europea de no invocar la cláusula de salvaguardia del Protocolo de Irlanda / Irlanda del Norte tras conversaciones constructivas con @vonderleyen. Este es un avance positivo dados los muchos desafíos que enfrentamos al abordar el COVID-19”, ha tuiteado Michéal Martin.

La medida afectará solo a las vacunas de aquellos laboratorios con los que la Comisión firmó, en nombre de los Veintisiete, acuerdos de compra anticipada.

Se trata de Pfizer-BioNTec, Moderna y AstraZeneca, cuyas vacunas ya han sido autorizadas en la UE, además de Johnson & Johnson, Sanofi-GSK y CureVac, con las que Bruselas negoció 2.300 millones de dosis en total.

Bruselas, que temía que AstraZeneca estuviese entregando al Reino Unido dosis que correspondían a los Veintisiete, quiere controlar cuántas vacunas se producen y a qué países se destinan, tras haber financiado por adelantado el desarrollo de las mismas con 2.900 millones de euros en total.

.

Fuente.: rtve.es