COVID-19 Castilla-La Mancha | Se suavizan las restricciones en toda la región

Fin del cierre perimetral y la hostelería en el territorio castellanomanchego, aunque el Gobierno de la región obligará a usar una aplicación QR para entrar a bares y restaurantes.

La comunidad autónoma de Castilla-La Mancha suavizó las restricciones endurecidas que llevaban impuestas casi tres semanas la pasada medianoche. Se da por finalizado, de momento, el cierre perimetral por municipios y provincias, junto con otras nuevas relajaciones de las medidas vigentes. Se permitirá la movilidad entre provincias y municipios, aunque seguirá sin permitirse la entrada y salida de la región sin causa justificada salvo aquellas que tengan una mayor incidencia de contagios.

Por otro lado, otra de las noticias anunciadas por el presidente de la comunidad, Emiliano García Page, es la apertura de la hostelería y superficies comerciales, algo que preocupaba mucho a la ciudadanía de la región por la cantidad de pérdidas que ya lleva la población. Únicamente se mantienen las restricciones en las localidades de Torrijos, Casarrubios y Fuensalida que tienen alta incidencia de casos por coronavirus.

El toque se queda sigue manteniéndose a las 22:00 horas hasta las 07:00 horas de la mañana. En cuanto a los grupos máximos, permanece el total de 6 personas para reuniones. Aunque los bares y restaurantes permanecerán abiertos, únicamente tendrán disponible un tercio de su aforo en interiores y sigue prohibido el consumo en barra. Además, las terrazas podrán abrir al 50% de su aforo, si bien no se permite estar de pie.

APLICACIÓN CÓDIGOS QR

Lo más novedoso de esta nueva apertura de establecimientos es la implantación de los códigos QR para la entrada a bares y restaurantes y, de esta manera, poder tener un registro detallado de todos los movimientos de personas en estos locales. Los establecimientos no tendrán acceso a los detalles personales de los clientes, pero este registro servirá para efectuar un rastreo de casos posibles de covid-19 ante la aparición de un positivo.

Se abren a un tercio de aforo los museos, bibliotecas y archivos; los hoteles podrán ocuparse al 50% y el espacio de sus zonas comunes se limita al 25%; los mercadillos al aire libre seguirán a un tercio del aforo con distancia de 4 metros entre puestos; las tiendas y comercios abrirán también a un tercio y desaparece la limitación del tamaño del establecimiento; y los gimnasios y centros deportivos podrán abrir con un tercio del aforo.

Según ha señalado Fernández Sanz, estas medidas serán revisadas dentro de 10 días, con la predisposición de seguir relajando las restricciones en caso de que los datos mejoren durante la próxima semana. La incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes superaba los 1.200 casos hace apenas dos semanas y la semana pasada bajó a 1.025; y ya es de 644.

El presidente ha anunciado que: “Acabamos de desabrochar un botón del abrigo, acabamos de decidir bajar un escalón en la exigencia en la movilidad”. Asimismo, aunque las restricciones se han suavizado, Page pide a los ciudadanos responsabilidad y cautela, pues esto aún no ha terminado.

 

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: Ismael Herrero, Alberto López y Jaime Domínguez