Los gobiernos europeos continúan defendiendo la vacuna de AstraZeneca a pesar de que un estudio presentase su baja eficacia

Sudáfrica decide frenar el despliegue del fármaco, después de que un estudio científico preliminar señalara su baja eficacia para combatir el desarrollo de síntomas leves y moderados de la nueva variante del coronavirus.

Ya han sido varios gobiernos europeos quienes han salido este lunes en defensa de la vacuna británica, después de un fin de semana especialmente complicado con noticias que ponían y ponen en duda la efectividad de la cura de Oxford y AstraZeneca. Las autoridades de Sudáfrica, el país donde se ha originado esta nueva variante del COVID-19, han decidido suspender el despliegue de la vacuna, después de que un estudio realizado por las universidades de Witwatesrand (Johannesburgo) y Oxford determinara que su eficacia es de solo un 22% frente a la nueva mutación. Pues esta última variante, se ha presentado con más fuerza y con una carga de infección superior a la anterior.

Las pruebas se realizaron sobre un total de poco más de 2.000 pacientes, con una edad media de 31 años y todos ellos con buena salud. Aunque son resultados preliminares, que todavía no han sido revisados por pares, han generado gran confusión e incertidumbre en relación a su efectividad. El fármaco de Reino Unido en el que habían depositado la total confianza de su estrategia tanto comercial en la mayoría de países del mundo, como humanitaria se pone en duda.

“El estudio se ha hecho básicamente en jóvenes, y al parecer ha mostrado un nivel de protección reducido frente a la nueva variante. Pero sigo convencido de que la vacuna protegerá contra la posibilidad de desarrollar síntomas graves y evitará hospitalizaciones. Mi consejo a todo el mundo es que se ponga cuanto antes la vacuna”, afirmaba Jonathan Van-Tam, vicedirector médico jefe del Gobierno británico.

Mensajes similares enviaban responsables en Francia, Australia o Alemania. En el caso del ministro de Sanidad francés, Oliver Veran, mostraba su total confianza en que la vacuna de AstraZeneca ofrece suficiente protección contra “prácticamente todas las variantes del virus”. También su homólogo alemán, Jens Spahn, confirma lo que ya ha corroborado la Agencia Europea del Medicamento: la vacuna asegura la protección eficaz frente al desarrollo de síntomas graves del coronavirus y frena nuevas hospitalizaciones.

La amenaza de la nueva variante sudafricana del virus, los datos parciales del estudio recién publicado y la decisión de ese Gobierno de frenar el despliegue de la vacuna de AstraZeneca han contribuido a sembrar más dudas en la opinión pública. “Sigo teniendo mucha confianza en que las vacunas que estamos usando en el Reino Unido han demostrado su eficacia a la hora de suministrar un alto nivel de protección contra las enfermedades graves y las muertes, y eso es lo más importante”, ha señalado este lunes el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson.

Los responsables médicos británicos y de otros muchos países son conscientes de que la lucha contra el virus y sus mutaciones será larga, y que será necesario ir ajustando las vacunas para que sean más eficaces contra las nuevas variantes. AZ ha anunciado que tendrá lista una nueva versión de su vacuna más eficaz contra la variante sudafricana para el próximo otoño, y el Gobierno de Johnson ya ha contratado 50 millones de dosis del nuevo fármaco.

 

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: Artem Podres, Dado Ruvic, Justin Tallis y Stefan Rousseau