La vacuna rusa Sputnik V toma la delantera y consigue un 92% de eficacia, según señala un ensayo con 20.000 participantes

Los datos preliminares esclarecen que la vacuna rusa es segura y genera una respuesta inmunitaria frente al coronavirus en todos los grupos de población. La Sputnik V ya ha sido autorizada en 16 países.

La vacuna Sputnik V del gobierno ruso está poco a poco infiltrándose en la comunidad científica internacional, la misma que la recibió con cierto escepticismo. Sus dos dosis tienen un 92% de eficacia contra el covid, según señalan los resultados obtenidos de forma preliminar en un ensayo con 20.000 personas.

La vacuna rusa ya se ha autorizado en 16 países: Hungría, Serbia, Bielorrusia, Argentina, Bolivia, Argelia, Venezuela, Palestina, Paraguay Turkmenistán, Irán, Emiratos Árabes Unidos, Armenia, Guinea-Conakri y Tunez. Así lo afirma el Fondo Ruso de Inversión Directa, el organismo gubernamental que ha financiado la investigación del medicamento.

Los científicos del Instituto Gamaleya, situado en la ciudad de Moscú, destacan que su vacuna no ha tenido efectos adversos graves en los ya vacunados más allá del cansancio y la fiebre y, que cuenta con una eficacia similar en las personas mayores de 60 años.

La investigadora Marie-Paul Kieny, exjefa de vacunas en la Organización Mundial de la Salud, dirigió en noviembre una misión científica francesa a Rusia para analizar la Sputnik V. La científica afirmaba que: “Las discusiones en profundidad mantenidas en Moscú con científicos del Instituto Gamaleya nos convencieron de que la vacuna Sputnik V es muy eficaz contra la covid-19”.

El 75% de los 20.000 participantes en el ensayo recibieron dos dosis de la vacuna real, mientras que el resto recibió dos pinchazos de agua salina. Los científicos detectaron 16 personas con covid-19 sintomática entre los vacunados y 62 casos entre los no vacunados. Lo que equivale a una eficacia a corto plazo del 92% frente al 95% alcanzado por las vacunas de Pfizer y Moderna.

Los científicos rusos también destacan una eficacia del 100% contra el coronavirus moderado o grave, ya que no se registró ningún caso entre los vacunados con la Sputnik V, pero sí se detectaron 20 en el grupo que recibió agua salina. El ensayo continuará su proyecta hasta obtener los datos de 40.000 participantes.

“El desarrollo de la vacuna Sputnik V ha sido criticado por sus prisas improcedentes, por coger atajos y por su falta de transparencia, pero los resultados que se publican ahora son claros y el principio científico de la vacunación queda demostrado, lo que significa que otra vacuna se puede unir a la lucha para reducir la incidencia de la covid-19”, comentan dos expertos británicos en The Lancet, Ian Jones, de la Universidad Reding, y Polly Roy, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

El Fondo de Inversión Directa ha proclamado en un comunicado que la Sputnik V es “una vacuna para toda la humanidad” y ha destacado su fácil distribución y su precio, unos ocho euros por dosis. Las vacunas de AstraZeneca, Moderna y Pfizer cuestan alrededor de 3, 15 o 21 euros por dosis, respectivamente.

La Sputnik V utiliza dos tipos de adenovirus del resfriado humano, modificados con la información genética del nuevo coronavirus. Primero se inyecta una especie de adenovirus y 21 días después se inocula una dosis de refuerzo con el otro tipo. La vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford también emplea adenovirus, pero del resfriado común de los chimpancés, y ha mostrado una eficacia del 62% con dos dosis completas. Los investigadores rusos creen firmemente en la concepción de que, gracias a su estrategia de utilizar dos virus distintos, crea una respuesta inmune mucho más potente.

 

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: Reuters, EP y AFP