CINE Y LITERATURA | APOCALYPSE NOW

Película de 1979, basada en la novela “El corazón de las tinieblas” de Joseph Conrad, dirigida por Francis Ford Coppola y protagonizada por Martin Sheen, Marlon Brando, Robert Duvall, Dennis Hopper y Harrison Ford entre otros actores.

Como el coronel Kurz, integrante de las Fuerzas Especiales del Ejército de Estados Unidos, ha enloquecido, se ha insubordinado, organizado su propio ejército y liderado el culto a su personalidad en Camboya, el coronel Lucas y el general Corman, encomiendan al capitán Benjamin L . Willard la misión de neutralizar al coronel Kurz.

La película se centra en 2 personajes: Benjamin L. Willard y el enloquecido coronel Kurz. La travesía en lancha, de Benjamin, río arriba, se convierte en viaje iniciático, físico y mental, a los abismos del horror. La lujuriosa jungla se erige en mudo testigo del proceso de alienación de Willard, el cual bajo los efectos de acción conjunta de los elementos de la naturaleza, el conflicto bélico y las enfermedades, que repercuten gravemente en su estabilidad mental, paulatinamente se va convirtiendo en un hombre parecido a Kurtz. Podría interpretarse también que Willard y Kurtz son la misma persona, en distintas fases vitales y que Willard viaja en realidad en busca de sí mismo. Los compañeros de viaje de Willard acusan los efectos anestésicos de las drogas y de la música psicodélica, para encarar sus propios temores.

En el personaje de Kurtz, que se cuestiona el entrenamiento de los soldados para convertirlos en máquinas de matar, se desdibujan los límites entre la lucidez y el desequilibrio nervioso.

El viaje se constituye en una suerte de odisea o de viaje al pasado desde las psicodélicas y sensuales conejitas del playboy, danzando al ritmo de “Suzie Q” de Creedence Clearwater Revival, pasando por el periodo colonial de Indochina bajo el gobierno francés(en Apocalypse now Redux), hasta llegar al corazón de la jungla, poblado por tribus prehistóricas, donde Willard se enfrenta a sus propios demonios, encarnados en la figura de Kurtz.

De la mano del protagonista, Benjamin L. Willard, nos sumergimos en la pesadilla de una guerra, concretamente la Guerra del Vietnam, antesala de la locura, donde unos perdieron su integridad física, otros su integridad moral y los más el equilibrio mental. La guerra del Vietnam, la antigua Indochina, fue un enfrentamiento bélico, que se extendió entre los años 1955 y 1975, realizado con la finalidad de evitar la reunificación de Vietnam bajo un régimen comunista. Vietnam estaba separado en la República de Vietnam( Vietnam del Sur, capitalista) y la República Democrática de Vietnam( Vietnam del Norte, comunista). EEUU respaldó a Vietnam del Sur contra la guerrilla local del Frente Nacional de Liberación de Vietnam(Viet Cong), mientras Vietnam del Norte era apoyado por la Unión Soviética y China . Este conflicto bélico se saldó con la victoria de Vietnam del Norte y el establecimiento de un gobierno comunista en Vietnam, Camboya y Laos. Vietnam del Norte y Vietnam del Sur se unieron finalmente en la República Socialista de Vietnam.

Se trata de un ejercicio de estilo, en el cual la propuesta formal está al servicio de ilustrar un contenido, que reflexiona sobre los cambios mentales y morales, operados en personas sometidas a presiones extremas y como estas circunstancias influyen, de manera diferente, en cada uno, dependiendo de su personalidad, actos y conciencia. La cinta cinematográfica plantea la siguiente especulación: si la locura, concebida como huida de la realidad, es la única forma de soportar el infierno de la guerra.

Aunque la guerra se plasma en imágenes delirantes de desgarradora belleza, subrayadas por los acordes de la canción “The end” de The Doors y por “La cabalgata de las Valkirias” de Wagner, la película se configura como un alegato antibelicista. Se trata, en definitiva, de un  ejercicio cinematográfico mediante el cual, Coppola ajusta cuentas con el pasado reciente de Estados Unidos, condenando rotundamente la guerra como forma de resolución de conflictos.

TRAILER

Crónica: Beatriz Recio Inés