271 exmandos militares firman un manifiesto contra el Gobierno impulsado por la Fundación Franco

Los promotores consiguen hasta 20.000 retirados de las Fuerzas Armadas como respaldo para presentar el manifiesto

Un total de 271 mandos retirados de las Fuerzas Armadas han firmado un manifiesto en el que acusan al Gobierno de ser “un grave riesgo para la unidad de España y el orden constitucional”. En vísperas del aniversario de la Constitución, 6 de diciembre, se ha difundido un texto en el que aseguran defender dicha Constitución, pues está en peligro, según afirman, a causa del actual Gobierno de España.

El principal impulsor del manifiesto ha sido el presidente de la Fundación Francisco Franco, Juan Chicharro, dedicado a ensalzar y promulgar la figura del dictador durante años. Actualmente, la fundación se encuentra amenazada por la futura Ley de Memoria Democrática.

En alusión al grupo de WhatsApp en el que se habla de “fusilar a 26 millones de españoles, incluidos niños”, los promotores de la declaración han añadido a última hora un párrafo en el que muestran su “completa desvinculación y desagrado” con lo sucedido los últimos días.  Afirman que es “ajeno a nuestro sentir y esencia de soldados” con lo expresado es un chat privado.

El manifiesto lo han firmado los dos tenientes generales José Antonio Jiménez y José Pérez Alamán, el almirante José María Treviño, nueve generales de división, un contralmirante, dos generales auditores, dieciocho de brigada y contralmirante, entre otros. Los principales impulsores han sido, un general de división cuyo nombre no aparece en las listas, la Fundación Francisco Franco y el general retirado de brigada Adolfo Coloma, también exjefe del Mando de Operaciones Especiales (MOE).

Aunque se muestran reacios a los ocurrido en relación a la conversación del grupo de WhatsApp, sí aseguran compartir las inquietudes expresadas por los 39 mandos de la XIX promoción de la Academia General de Zaragoza que enviaron sendas de cartas al Rey y al presidente del Parlamento Europeo contra el “Gobierno social-comunista”.

Los promotores de la primera carta al Rey ya intentaron repetir su iniciativa en otras promociones del Ejército del Aire y otros ejércitos. Aunque en el ejército de Tierra lo lograron, no tuvieron la misma suerte en la Armada, en la que no consiguieron las suficientes firmas en la promoción de la Academia Naval de Marín. Es por ello, que decidieron cambiar de estrategia y elaborar una declaración que permitía colaborar a todos los militares retirados.

Las prisas por publicarla antes del 6 de diciembre, Día de la Constitución, ha hecho que solo puedan conseguir 271 firmas, una cifra prácticamente insignificante en comparación con los 20.000 exmandatarios de las Fuerzas Armadas. Asimismo, los promotores aseguran que habrá más afiliados las próximas semanas. Esta opción podría llevarse a cabo, pues el manifiesto de desagravio a Franco consiguió un millar de firmas en el verano de 2018.

Los militares que han firmado la declaración, aseguran estar amparados por la ley de libertad de expresión y, aunque, no están sujetos a las leyes disciplinarias militares, siguen manteniendo su juramento de garantizar la soberanía e integridad de España, a pesar de ser militares retirados.

El Ministerio de Defensa ha planteado la alternativa de expulsar de su cargo a todos los firmantes de las cartas de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, a la que muchos pertenecen, y que exige a sus miembros mantener una “conducta intachable”. Aunque así se evaluó, no es posible llevar a cabo tal expulsión, pues en agosto del año pasado, el Gobierno modificó el reglamento y añadió que solo sería viable echar a un militar retirado cuando haya una condena firme.

 

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: Sergio Pérez, Moeh Atitar y EFE