El Ayuntamiento de Elche lanza una campaña para sensibilizar a las familias sobre el consumo responsable de alcohol

  • “Queremos trasladar la idea de que el alcohol, aun siendo legal y culturalmente aceptado, es una sustancia adictiva cuyo consumo por menores, aparte de ser ilegal, conlleva grandes riesgos para su salud, por lo tanto, no debe ser fomentado y muchos menos incentivado”, explica Mariano Valera

El concejal de Bienestar Social, Mariano Valera, acompañado por las técnicas de la Unidad de Prevención Comunitaria de Conductas Adictivas (UPCCA) Mar Navarro y Amelia Maldonado, ha presentado esta mañana una campaña sobre el consumo responsable de alcohol que con el título “Tus hijos e hijas son como esponjas: Viéndote, aprenden a beber” tiene el objetivo de sensibilizar a las familias como ejemplo ante el consumo de alcohol en los menores.

“Como venimos diciendo durante todo este año el objetivo general de la UPCCA es el llevar a cabo acciones preventivas en el campo de las adicciones y de promoción de la salud. Estas acciones están encaminadas a reducir y evitar el consumo de drogas y otros trastornos adictivos, los problemas asociados a éste, así como promover hábitos de vida saludable y una cultura de salud que incluya el rechazo del consumo de sustancias adictivas”, ha señalado Mariano Valera quien ha añadido que “la prevención familiar es una de las líneas de actuación desde las que se trabaja y tiene como objetivo modificar los factores de riesgo y protección del entorno familiar para prevenir las adicciones, por ello se orienta a la sensibilización por parte de las familias como mayor ejemplo de salud”.

La campaña que se va a llevar a cabo “Tus hijos son como esponjas” se dirige a toda la población, pero haciendo mención especial a las familias como modelo de consumo responsable.

“Lo que se pretende, es trasladar a las familias la idea de que el alcohol, aun siendo legal y culturalmente aceptado, es una sustancia adictiva cuyo consumo por menores, aparte de ser ilegal, conlleva grandes riesgos para su salud, por lo tanto, no debe ser fomentado y muchos menos incentivado”, ha apuntado el concejal.

Según ha declarado Valera “sabemos que se educa más a los hijos con los actos que con lo que se dice y que cuando empiezan en la adolescencia, las conversaciones suelen disminuir, pero eso no quiere decir que ya no puedan aprender de los padres e imiten las conductas aprendidas en la infancia”.

El edil ha aclarado que el que los padres sean el modelo, no quiere decir que no puedan beber nada porque ellos no pueden o no deben. Según el concejal, más importante que si se bebe o no, es la manera en qué se hace y en eso es en lo que se fijarán los niños y adolescentes.

“Debemos enseñar a nuestros hijos e hijas a tener habilidades para hacer frente a la presión de grupo y saber decir que no, como forma de prevención ante el consumo de alcohol temprano, sobre todo, cuando son menores de edad. Así como romper el mito alcohol igual a diversión”.