La Unidad de Mama de Ribera Salud pone en marcha la mamografía 3D con contraste que permite la detección de tumores de apenas 4 milímetros

  • Esta revolucionaria tecnología permite detectar lesiones no visibles en mamógrafos convencionales, permite hacer biopsias por tomosíntesis y tiene una sensibilidad en la imagen similar a una resonancia magnética
  • Vinalopó es el único hospital público de la Comunidad Valenciana con este recurso y Torrejón forma parte del reducido grupo de centros sanitarios madrileños que lo ofrecen

VALENCIA, 19 de octubre de 2020. El Área de Salud de la Mama del grupo sanitario Ribera Salud es capaz de detectar hasta un 30% más de tumores cancerígenos gracias a la revolucionaria tecnología de los mamógrafos 3D con contraste que ya ha incorporado a sus hospitales universitarios del Vinalopó (Elche) y Torrejón. El del hospital de Vinalopó es único en la red de hospitales públicos la Comunidad Valenciana, y el de Torrejón ha permitido situar a este centro sanitario dentro del exclusivo grupo de hospitales públicos y privados de la Comunidad de Madrid que ofrecen esta tecnología a sus pacientes. Estos mamógrafos 3D con contraste, que además permiten realizar biopsias por tomosíntesis, son capaces de detectar tumores de apenas 4 milímetros.

La jefa del Área de Salud de la Mama de Ribera Salud, Julia Camps, asegura que “la sensibilidad de esta técnica se acerca al 100%, y es muy similar a la resonancia magnética”. Hasta ahora, tal y como explica la doctora Camps, “a una paciente con antecedentes de cáncer de mama en su propia historia clínica, se le hacía una mamografía convencional en las revisiones, y en algunos casos, muy pocos, una resonancia”. Con el mamógrafo 3D con contraste que Ribera Salud pone a disposición de sus pacientes en varios de sus hospitales, añade, “damos a las mujeres que han tenido un cáncer de mama las máximas garantías de que no ha aparecido ninguna otra lesión, por pequeña que sea”. En definitiva, “es un cribado muy fiable para las pacientes con más riesgo”.

Hasta la fecha, se han realizado más de 800 pruebas diagnósticas con los mamógrafos 3D en los hospitales de Ribera Salud, que han permitido detectar lesiones tumorales que no hubieran sido visibles con otro tipo de tecnología.

La doctora Camps pone en valor, además, la “importancia vital” que el mamó-grafo 3D con contraste tiene también para todas aquellas pacientes que, por diferentes circunstancias, no pueden entrar en una resonancia: Pacientes con claustrofobia, que no se pueden poner boca abajo, que tienen una demencia, problemas cardíacos y/o respiratorios o que llevan un marcapasos. Para todos estos casos, «gracias al mamógrafo 3D con contraste podemos estratificar mejor a las pacientes y facilitarles una prueba diagnóstica que tiene la misma fiabilidad que una resonancia, y que además es rápida y no encarna tanta dificultad, porque apenas tarda unos segundos”, explica Julia Camps. Además, ha recordado la doctora Camps, esta tecnología permite realizar biopsias por tomosíntesis muy precisas, en el contexto de un procedimiento sencillo.

El grupo sanitario Ribera Salud ha apostado por un Área de Salud de la Mama multidisciplinar y tecnológicamente revolucionaria, que aúna a los mejores profe-sionales de Radiología, Oncología, Cirugía ginecológica, Cirugía Plástica y Reparadora, Enfermería y Psicología, y también la última tecnología en radiodiagnóstico intervencionista, al servicio de la detección y del tratamiento de todos los ciudadanos, pero especialmente del grupo mayoritario de pacientes que sufren un cáncer de mama: las mujeres. . Y al frente ha situado a la doctora Julia Camps, radióloga e investigadora de gran prestigio internacional, que además es presidenta de la Sociedad Europea de Radiología Mamaria (EUSOBI).

Además, el grupo ha implantado en sus hospitales (además del Vinalopó y Torrejón, en el hospital universitario de Torrevieja y ya se trabaja en el procedimiento para el hospital Povisa, en Vigo), varias propuestas de humanización para los pacientes con cáncer, también para las mujeres con cáncer de mama, que han transformado la asistencia sanitaria en sus respectivos departamentos y áreas de influencia. Por ejemplo, la posibilidad de contar con una enfermera gestora de casos de cáncer, que ayuda y está a disposición de los pacientes en todas las fases de su tratamiento y también de sus familias.