El desdoblamiento de la carretera de Elche-Santa Pola mejorará la seguridad para ciclistas y peatones y creará paradas de autobús en todo el tramo

Las obras comenzarán en breve a cargo de la empresa PAVASAL S.A. e implica reformar el tramo comprendido entre la Vereda de Sendres y Valverde, que pasará a contar con cuatro carriles, dos por cada sentido

Los trabajos de desdoblamiento de la carretera de Santa Pola, en el tramo comprendido entre la Vereda de Sendres y Valverde, supondrán un cambio sustancial en las condiciones que actualmente rigen la circulación vial en la zona, ya que se limitará la velocidad a 70km/h con carácter general, y a 40km/h en las rotondas. Además, el vial pasará a contar con cuatro carriles, dos por cada sentido, con lo que se facilitará a los vehículos las maniobras de adelantamiento.

Ambas medidas implican, de facto, un aumento significativo de la seguridad vial en la zona, y con ello se persigue una rebaja de las tasas de siniestralidad en una carretera por la que circulan actualmente más de 17.000 vehículos diarios.

Las obras comenzarán en breve y corren a cargo de la empresa PAVASAL S.A. con una inversión de 2.022.558,14€ a cargo de la Consellería de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, y un plazo de ejecución de 12 meses a partir del acta de comprobación del replanteo.

La reforma del vial aumentará la seguridad en carretera al limitar la velocidad a 70km/h y facilitar las maniobras de adelantamiento de los vehículos

Además de mejorar la seguridad vial de la carretera y aumentar la capacidad de la vía, también se crearán itinerarios adecuados para el transporte ciclista y peatonal, y se mejorará la accesibilidad al transporte público al habilitarse paradas de autobús a lo largo del tramo de actuación, con cruces peatonales en la proximidad de las glorietas.

A lo largo del trazado se definirán diversas glorietas cerradas, coincidiendo en la mayoría de los casos con glorietas partidas existentes. La elección de las mismas responde a garantizar la conexión con las zonas residenciales (urbanizaciones de Valverde y Alzabares) y con los caminos locales principales. Para la separación de la zona de circulación de vehículos con las zonas de circulación de peatones y ciclistas, se ha escogido un bordillo discontinuo, de modo que la acera y el carril ciclo-peatonal quedarán al mismo nivel que la calzada y los arcenes.

El desdoblamiento de este nuevo tramo de la carretera de Santa Pola forma parte del plan de actuaciones que el Ayuntamiento de Elche considera prioritario para mejorar las infraestructuras viarias y ganar en vertebración del territorio. El equipo de gobierno considera también prioritarias la finalización de la Ronda Sur, la liberación del peaje de la segunda circunvalación Alicante-Valencia, la conexión directa de Elche

Parque Empresarial con la A-70 y la conexión directa de la estación del AVE con el tramo de la A-70 entre Elche y Crevillent.