José Manuel Martínez Ayala abandona Vox pero mantiene su acta como concejal en Sanlúcar

Califica al partido que lidera Santiago Abascal como «fraude y negocio puro que me ha estafado». Espera haber creado «el germen de un proyecto participativo». Fuentes de la formación achacan la salida a «pataleta» por la confrontación interna

José Manuel Martínez Ayala, que era hasta estos momentos concejal por Vox en Sanlúcar ha anunciado su salida del partido pero mantendrá su acta como concejal no adscrito en lo que espera que sea el «germen de un proyecto participativo donde el afiliado siempre decida y el nepotismo y el venir a enriquecerse no tengan salida». Con palabras muy duras dirigidas hacia la formación de Santiago Abascal, el edil acusa a Vox de ser un «fraude, negocio puro. El partido que venía a luchar sin complejos me ha estafado». Con sus diez minutos de intervención ante la sesión plenaria sanluqueña se podría decir que se ha quedado tranquilo.

Acusa a Vox de «amiguismo y la mediocridad. Nos vendieron un proyecto -porque en eso del marketing tiene un gran equipo- que miles de personas entendíamos que en estos tiempos se necesitaba para salvar España, pero lo único que hicieron fue un gran estudio de mercado para detectar las carencias que solicitaban muchos españoles». Recordó cómo «íbamos en contra de los chiringuitos, pero el mayor chiringuito que existe hoy es Vox».

A su juicio, la formación de Abascal «nada más que se sustenta en un Viva España y en mover las banderas y sentirse español no es eso». Se marcha como afiliado, cuya baja ya ha tramitado: «Voy siempre con la verdad por delante es mi único pecado, que se den cuenta de la estafa piramidal de defender una marca. Sólo saben hacer ruido». Acusó al partido de no dejarle realizar su labor como concejal ya que «estábamos obligados a presentar mociones que nada tienen que ver con nuestras ciudades. Ahora podré luchar por mi Sanlúcar con absoluta libertad».

Repasó la situación que se vive en el partido donde diferencia entre quienes se dieron cuenta y «hace tiempo de lo que se cocía bajo una cúpula actual dirigente de Madrid –y se han marchado-. También están los que han vivido un proceso bochornoso de Primarias donde la democracia interna y la legalidad del proceso han sido tocadas de muerte. En Cádiz y toda España, se vislumbra una baja masiva de afiliados porque es una estafa».

En tercer lugar, según Ayala, están «los que aún no se han dado cuenta y en cuarto, los más listos, los que se mantienen para obtener un carguito remunerado u obtener cualquier otro tipo de prebendas, gente que viene a servirse y no a servir».

Asegura que «no buscaba sillones, ni un salario, renuncié desde el minuto uno al mismo. No me podrán atacar por ahí porque Vox es una estafa, es una empresa muy rentable, es una estructura piramidal, donde lo único que importa es el dinero. Han recaudado diez millones en subvenciones, mientras que durante la pandemia no renunciaban ni al sueldo ni a las asignaciones ni a nada todo para la saca». A ello añadió que se ha «creado una fundación y un sindicato para trincar».

El afiliado, según el ex edil de Vox, «es una cuenta bancaria y un activo a rentabilizar sin que puedan opinar al respecto».

.

Fuente.: lavozdigital.es