La nueva normalidad estrena curso en los centros infantiles de 0 a 3 años

Los centros de los más pequeños inician el año escolar con toma de temperatura y grupos burbuja

Algunas escuelas infantiles en la Comunitat Valenciana estrenaron ayer curso y protocolo sanitario. Nadie más allá de alumnos y profesores en las aulas, todos organizados por grupos de convivencia estable con un máximo de 20 alumnos por clase. Toma de temperatura a la entrada, insistencia en el lavado de manos y desinfección de zapatos son algunas de las medidas que están siguiendo los centros de los más pequeños para controlar la posible propagación del virus. Las mascarillas quedan en un segundo plano, pues quedan reservadas para los mayores de 6 años que comenzarán el curso la semana que viene.

Los cambios son más que palpables en esta vuelta al cole que está siendo de todo menos “normal” desgraciadamente. Las restricciones no solo son para los pequeños, sino también para sus familias que deben permanecer en la puerta de entrada siguiendo también los protocolos sanitarios de prevención. “Las escoletes estamos a medio gas, todavía hay cierto miedo y mucha gente se está organizando como puede”, comentaban algunos docentes. Es por ello, que piden un segundo plan de ayudas para el sector infantil que complemente al anterior.

Los grupos burbuja son otra de las medidas que ya se han puesto en práctica en los centros infantiles. Turnos para salir al patio por aquello de no estar en contacto con otros niños que no sean de tu mismo grupo de clase. Intentar establecer el mayor aislamiento posible es uno de los objetivos de los docentes que solo quieren volver a su trabajo, aunque con unas medidas que les permitan poder hacerlo con seguridad.

La vuelta al cole ha supuesto para muchos una pequeña victoria sobre la excepcionalidad que ha guiado la vida desde marzo. Hay muchos que se han visto obligados por la necesidad, padres que trabajan a tiempo completo y no tienen con quién dejar a los niños. Y donde antes los abuelos eran el comodín para cuidarlos, ahora es una alternativa inviable debido a la situación sanitaria y a que son personas de riesgo.

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: Arthur Krijgsman, CDC y Natalie