Estados Unidos rechaza participar en el programa de acceso mundial a la vacuna contra el Covid-19

La Casa Blanca afirma que la iniciativa está codirigida por la “corrupta” OMS

La administración de Donald Trump ha informado esta misma mañana que no se unirá al esfuerzo global para desarrollar, fabricar y distribuir entre la población de mayor riesgo una vacuna contra el coronavirus. La Casa Blanca ha justificado esta decisión alegando que la OMS es una organización corrupta que está involucrada en la iniciativa. El portazo a la agencia llega poco después de que Estados Unidos anunciase el congelamiento de los fondos al organismo e iniciar la retirada formal del mismo por “gestionar mal y encubrir” la propagación de la mayor pandemia del siglo.

Más de 170 países están trabajando para ser parte de la iniciativa codirigida por la OMS, la Coalición para las Innovaciones y Preparación para Epidemias y la Alianza Global para la Vacunación y la Inmunización. Sin embargo, el portavoz de la Casa Blanca, Judd Deere sostuvo lo siguiente acerca de la participación de EE. UU en la plataforma Covid-19 Vaccines Global Access (Covax): “Estados Unidos continuará involucrando a nuestros socios internacionales para asegurar que derrotamos a este virus, pero no nos veremos limitados por organizaciones multilaterales influenciadas por la corrupta Organización Mundial de la Salud y China”.

El objetivo del programa es desalentar el acaparamiento de una vacuna en el país que primero la consiga, y de esta manera, enfocar los esfuerzos en priorizar a las personas de alto riesgo en todo el mundo una vez que se obtenga. En el caso de la potencia mundial estadounidense, estaría apostando por acuerdos con las empresas farmacéuticas, en vez de ser parte del programa global Covax.

En un principio hubo desconfianza del Gobierno a desmarcarse de la Covax, pero luego se instauró la idea de que Estados Unidos tiene candidatos suficientes para los ensayos clínicos, por lo que puede hacerlo de manera individual bajo anonimato. Sin embargo, tal y como recalcó la directora adjunta de la OMS, Mariangela Simao: “Aún no se sabe cuál será el candidato exitoso”.

Un grupo de expertos de la OMS ha alertado de que ninguna de las 33 vacunas experimentales que ya están en ensayos humanos ha demostrado todavía su seguridad y eficacia. “Existe el peligro de que las presiones políticas y económicas para introducir rápidamente una vacuna contra la covid-19 puedan provocar el despliegue generalizado de una vacuna que en realidad sea muy poco efectiva. Por ejemplo, que solo reduzca la incidencia de covid-19 entre un 10% y un 20%”, advierten.

Las acusaciones de Trump hacía la OMS surgen porque considera que la organización ha obrado en interés de China y tiene que “rendir cuentas” por ello. “El silencio de la OMS ante la desaparición de investigadores y doctores y las nuevas restricciones a la información sobre la investigación de los orígenes de la covid-19 es profundamente preocupante”, afirmaba Trump durante la oleada de contagios.

Los detalles de la retirada de Estados Unidos del proyecto aún se están evaluando, pero teniendo en cuenta de que será efectiva el 6 de julio del próximo año, será decisivo el hecho de si Trump gana o no las elecciones presidenciales de noviembre.

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: Retha Ferguson, EFE, OMS y Edward Jener