La pandemia del Covid-19 desinfla los alquileres en Madrid y Barcelona

Agosto refleja un cambio de ciclo con un descenso de los precios que hace años que no ocurría

Ha hecho falta una pandemia mundial para reducir la oferta y desbocar una demanda que doblegue los alquileres en Madrid y Barcelona, las dos ciudades de España con los precios más desorbitados del mercado inmobiliario. En el mes de agosto, los precios han caído un 4,9% en Barcelona y un 3,2% en Madrid en relación al mismo mes del año pasado. Estas cifras contrastan con el resultado nacional de España, que registra una subida interanual del 8,6%.

La bajada no ha sido tajante en agosto, ya se ha ido notando los últimos meses desde que se inició la pandemia sanitaria. Pero la tendencia no se ha confirmado hasta el verano. Es a partir de aquí, cuando se abre un nuevo ciclo en el mercado condicionado principalmente por la delicada situación económica que sufre el país actualmente. Los informes confirman que la tasa de paro ha escalado hasta el 15,33% y miles de hogares se han quedado sin ingresos.

A raíz de la situación producida por la pandemia, los precios de los alquileres registran sus cifras más bajas desde hace años en las ciudades de Madrid y Barcelona. Una tendencia que, unida al incremento de los precios de compra y el descenso de los salarios en el colectivo más joven, había convertido el acceso a la vivienda en uno de los mayores desafíos sociales.

A pesar de la llegada del covid-19, ya se esperaba una moderación de los alquileres en 2020, ya que los precios habían crecido de forma desorbitada y lo único que ha hecho el coronavirus es adelantar o avanzar esta tendencia de moderación de precios.

La directora general de la asociación de propietarios Asval, Beatriz Toribio opina que: “El mercado de alquiler va a salir reforzado de esta crisis, por lo que es necesario tomar medidas ahora para incrementar la oferta y evitar así que cuando llegue la recuperación se produzcan de nuevo los repuntes de precios vistos en los últimos años”. Entre estas medias, según la asociación, se encuentra la de: “reforzar la seguridad jurídica”.

“El mercado está copado por propietarios particulares, y si fenómenos como la ocupación siguen en alza, estos nos van a sacar su vivienda al mercado”, añade Toribio.

Artículo: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: Nicolás Gandidni y yaencontre.com