Protestas en Wisconsin después de que un policía disparara a un hombre negro por la espalda

La oleada de racismo ataca de nuevo en EE.UU. con un nuevo asesinato en el Estado de Wisconsin.

Un nuevo ataque por parte de la policía a un hombre negro ha encendido las protestas contra el racismo en Estados Unidos. Son un total de 20 segundos de video registrados por un transeúnte: un par de policías intentan detener a Jacob Blake, de 29 años, pero él les ignora e intenta subir a su coche, los agentes continúan apuntando al hombre con las armas y uno de ellos intenta detenerle, pero al no lograrlo lo dispara por la espalda en repetidas ocasiones hasta que el hombre cae al suelo. El incidente ocurrió la tarde del domingo en Kenosha, Wisconsin. Tras la brutal agresión, decenas de personas se reunieron para protestar contra la policía en el mismo lugar donde el hombre fue agredido.

Los vecinos aseguran que el policía disparó al menos siete veces contra Blake, que actualmente se encuentra grave en un hospital de Milwaukee. Los agentes habían acudido a una llamada por un “incidente doméstico”, una discusión entre dos mujeres en la que Jacob Blake intervino para intentar apaciguarla. Según el abogado de la familia de la víctima, Ben Crump, los tres hijos de Blake se encontraban dentro del coche cuando se produjeron los disparos. “¿Cuántas de estas tragedias se necesitarán hasta que el desprecio por las vidas negras por parte de la policía termine?”, dijo el abogado en un comunicado. Crump también es el representante judicial de la familia de George Floyd, que fue asesinado el 25 de mayo a manos de la policía.

“Sabemos con claridad que no es el primer hombre o persona negra en recibir disparos o heridas o en ser asesinado sin piedad a manos de miembros de las fuerzas del orden en nuestro Estado o nuestro país”, publicó en cuenta de Twitter el gobernador de Wisconsin, Tony Evers. Las medidas que hasta el momento se han tomado, es una bajada administrativa del sueldo de los agentes involucrados en el tiroteo por parte del departamento de Justicia mientras se investiga la agresión.

Se desataron de nuevo las revueltas tras conocer lo ocurrido y varios grupos de manifestantes se reunieron durante la noche del domingo en Kenosha prendiendo fuego a varios coches, por lo que las autoridades de la ciudad decretaron el toque de queda. En 2016, se registraron las últimas protestas contra las agresiones de la policía hacia personas negra en el Estado de Wisconsin. La siguiente muerte que se produjo fue a un chico de 23 años, Sylville K. Smith. Disparado también por un policía por cometer una infracción de tráfico en Milwaukee.

Artículo: María Vecina /AFPRESS

Fotografías: @tariqnasheed y Lives Matter