Detenidas e investigadas 59 personas por fraude alimentario

Se han incautado más de 119 toneladas y 38.300 litros de alimentos y bebidas falsificadas

Este año la operación se ha centrado en productos lácteos y sus derivados, el aceite de oliva, bebidas alcohólicas y carne de caballo usada para consumo humano

En Europa se había defraudado hasta un total de 28 millones de euros

La Guardia Civil ha desarrollado la operación OPSON IX contra el fraude agroalimentario, en ella se han intensificado los controles contra la falsificación, venta, etiquetado, comercio, distribución ilegal o el adulterado de productos alimenticios y fraude económico.

Esta operación de alta intensidad ha sido coordinada por EUROPOL y liderada en España por la Guardia Civil, en ella han sido realizados cerca de 3000 controles e inspecciones en centros de distribución, almacenes, superficies comerciales, medios de transporte, contenedores y depósitos fiscales, puertos y aeropuertos. Se han detectado más de 900 infracciones administrativas y 23 infracciones penales, con un balance de 19 personas detenidas y 40 investigadas, a los que se les imputan delitos contra la salud pública, falsedad documental, contra los consumidores y estafa.

Fraude durante el Estado de Alarma

Durante el primer semestre del 2020, pese a la vigencia del estado de alarma y la situación de la pandemia en Europa, se ha intensificado la vigilancia de la Guardia Civil sobre la amenaza que supone el fraude agroalimentario y en la que se destaca la elaboración y distribución de productos falsificados o de baja calidad, que influye directamente en el mercado de los consumidores.

Han sido detectados formas de fraude muy diversas como la falsificación de documentos sobre lechazo de origen francés que se vendía con indicación geográfica protegida de Castilla y León, la elaboración de vinos y mostos adulterados con azúcares o la distribución a nivel nacional de pizzas desde un local que no contaba con las condiciones higiénicas sanitarias obligadas.

Colaboración Internacional

Este año han participado 83 países en la novena edición de la operación OPSON, aumentando cada año el número de países involucrados (78 países en 2019). En este operativo han participado miembros de Policía, Aduanas, así como Organismos públicos y privados en material de control de alimentos.

Se ha detenido a más de 400 personas a nivel europeo y se ha llegado a estimar un fraude económico de más de 28 millones de euros, con una retirada de hasta 5000 toneladas de alimentos.

Principales actuaciones de la Guardia Civil

Comandancia de Ciudad Real: La Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Ciudad Real, procedió a la detención/investigación de 17 personas como supuestos autores de delitos contra los consumidores del mercado, organización criminal, falsedad contable y documental, blanqueo de capitales y estafa. La organización delictiva se habría dedicado a introducir con engaño en el mercado vitivinícola español de primeras materias o productos semielaborados un total de 40.746.855 kg de isoglucosa haciéndola pasar por mosto concentrado o rectificado de uva y 39.755.335 litros absolutos de alcohol haciéndolos pasar por aguardiente de vino.

Comandancia de Barcelona: El SEPRONA de Barcelona, ha procedido a la detención de 15 personas y a la investigación de otras 13 por los supuestos delitos contra la salud pública y por falsificación documental. A lo largo de la operación se ha procedido a la investigación de más de 10.000 caballos en explotaciones ganaderas y mataderos de la provincia de Barcelona, los cuales tenían pasaportes supuestamente falsificados que los clasificaban como carne apta para el consumo humano, encontrando que más de 300 caballos que ya habían sido sacrificados incumplían la normativa de consumo. Se han intervenido 185 pasaportes por presentar indicios de falsedad documental y encontrando que más de 100 equinos que incumplirían la normativa española y europea para sacrificio y venta al consumidor. Esta operación todavía se encuentra abierta por la complicación del gran entramado criminal configurado y por estar abiertas más líneas de investigación, no solo a nivel nacional sino a nivel europeo.

Comandancia de Madrid: El SEPRONA de Madrid ha realizado una operación relacionada con la transformación de producto ibérico de cebo, del que se han observado irregularidades en cuanto a la trazabilidad del producto de norma de ibérico, así como un uso ilícito del registro sanitario, siendo constitutivos de delito contra la propiedad industrial, estafa, falsificación, relativo al mercado y a los consumidores y otro posible delito contra la salud pública. Han sido incautados casi 6.000 envases con productos ibéricos loncheados con documentación y trazabilidad falsa. En Barcelona se procedió a la inspección de una nave o centro logístico de alimentación y posteriormente la intervención de un total de 225 unidades de 500 gramos cada una, que contienen envases de jamón y lomo de cebo ibérico, chorizo y salchichón ibérico, 89 unidades en envases de 100 gramos conteniendo lomo de cebo ibérico, y 630 unidades en envases de 100 gramos de paleta de cebo ibérica.

Comandancia de Burgos: El SEPRONA de Burgos, procedió a la investigación de 3 imputados por un fraude en la comercialización y venta de lechazo francés como si fuera Indicación Geográfica Protegida (IGP Castilla y León). Habiendo podido demostrar la venta de 57 lechazos de origen francés y de 940 lechazos de dudosa procedencia que eran comercializados por una empresa de la Comunidad de Madrid.

Comandancia de Huesca: El SEPRONA de Huesca, procedió a la investigación de una persona por un supuesto delito relativo al mercado y a los consumidores por fraude en el etiquetado de botellas de vino, las cuales presentarían irregularidades en el etiquetado en relación a las normas sobre las denominaciones de origen e indicaciones geográficas protegidas.

Comandancia de Zaragoza: El SEPRONA de Zaragoza detuvo a dos personas e incautó más de 12.000 pizzas en diferentes establecimientos, por delitos contra la salud pública, en la elaboración, distribución y venta en todo el territorio español de pizzas congeladas, careciendo del registro sanitario e incumpliendo las medidas higiénico-sanitarias en su elaboración y transporte.

La Guardia Civil ha colaborado con diferentes entidades y organismos del ámbito público y privado tanto a nivel nacional como autonómico, destacando la estrecha colaboración con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Este Ministerio ha participado en las inspecciones realizadas y en labores de formación para los agentes que iban a realizar las mismas, con mención especial a la Subdirección General de Calidad Diferenciada y Producción Ecológica y la Subdirección General de Control y Laboratorios Alimentarios.