REVELIÓN DE TEMPOREROS EN ALBACETE | Condiciones Infrahumanas de Vida se Suman al COVID-19

Los temporeros de las Peñas en Albacete saltan a las calles en forma de protesta tras vivir en asentamientos en condiciones infrahumanas

Tras detectarse 21 positivos en las 370 pruebas PCR realizadas en los asentamientos ilegales en la carretera de las Peñas en Albacete, los temporeros inmigrantes fueron confinados hasta que en la mañana del pasado domingo se produjeron fuertes altercados y protestas en el centro de la ciudad.

La situación que actualmente viven los temporeros inmigrantes en España no está nada relacionada con la protección de los derechos humanos y con salvaguardar unas condiciones de trabajo dignas. El asentamiento de las Peñas en Albacete no es el único activo en la ciudad, aunque sí el más numeroso. Llevan más de 15 años siendo un motivo de preocupación para el municipio, que en muchas ocasiones ha ignorado las peticiones de aquellos que han solicitado tener unas condiciones mínimas donde puedan hacer sus necesidades, dormir en lugares habitables, optar a alimentos de primera necesidad o incluso poder tener agua potable. Las únicas soluciones que se les han ofrecido han sido asentamientos en condiciones infrahumanas donde trabajan en circunstancias precarias y no tienen derecho a una vida decente.

Mediante un comunicado emitido por el partido de Podemos en Albacete, han querido señalar que: “rechazo todo tipo de violencia, provenga de donde provenga. Tampoco nos parece bien que alguien se salte el confinamiento, se trate de quien se trate, pero no se puede ignorar el hecho de que la situación era una olla a presión a punto de estallar desde hacía mucho tiempo”.

Contamos con un sistema profundamente insolidario, sin justicia social y que únicamente su respuesta ante tales problemas parece ser exclusivamente policial. No se ha intentado paliar la situación de una manera que cumpla con las condiciones de seguridad necesarias para no solo sobrevivir, sino vivir.

Confinar a un grupo de personas tan amplio en un espacio tan reducido y pretender que respeten y cumplan las normas sanitarias parece sencillamente imposible. Duermen en el suelo, hacinados de tal manera que resulta inviable respetar y seguir las normas sanitarias de distanciamiento. Respecto a la higiene, tampoco cuentan con baños o duchas donde poder asearse y mantener una higiene que les permita no seguir infectándose entre ellos. Afirmaba de nuevo el partido de Podemos: “Estamos hablando de personas al límite, donde la mayoría viven al día y si no trabajan, no comen. Si al mismo tiempo no les damos recursos para subsistir durante la cuarentena, se mueren de hambre”.

Las administraciones competentes deben aprender de este altercado para no seguir alimentando la situación infrahumana que viven los temporeros día tras día. Establecer un espacio optimo y viable, de los muchos que están vacíos y sin actividad en Albacete, para que puedan pasar estos días en condiciones. Aunque la solución no debe considerarse como temporal, sino atajar el problema de tal manera que las condiciones humanas, sanitarias y laborales sean salvaguardadas también cuando pase la pandemia.

Protestas en pleno centro de Albacete

Tras los antecedentes anteriormente mencionados, los temporeros inmigrantes confinados en los asentamientos ilegales se lanzaron el pasado domingo a las calles de Albacete produciendo altercados y caos en el centro de la ciudad. Más de cien temporeros, que tenían restricciones de movilidad tras dar positivo 21 de ellos, cortaron la Circunvalación transitando por en medio de la calle, gritando y agitando algún que otro coche.

La Circunvalación, una de las arterias de movilidad de la ciudad manchega se encontró completamente controlada por las fuerzas de seguridad policiales que tardaron más de una hora en calmar a los temporeros y restablecer el orden público. En la zona se han vivido momentos de tensión, donde algunos vecinos y ciudadanos han tenido que refugiarse en establecimientos y portales hasta que la situación de caos amainase.

Clausurado el asentamiento, se busca un lugar idóneo  

El alcalde de Albacete, Vicente Casañ, anunciaba en una rueda de prensa el cierre inminente del asentamiento ilegal de las Peñas, donde se había producido un brote de coronavirus y los temporeros residían allí en condiciones deleznables. Una protesta y algo de caos han sido los precedentes que han puesto fin al asentamiento ilegal y que ofrecerá a los inmigrantes un espacio idóneo donde ser confinados.

El regidor ha confirmado que existe una orden judicial para confinar el asentamiento, pero ha agregado que no es en la nave de la antigua “Cereales Saltó”, donde deben quedarse los temporeros confinados. Finalmente, ha pedido a los empresarios agrícolas que contratan a los temporeros, que: “Se les proporcione un alojamiento digno, donde puedan vivir de forma adecuada”.

Crónica: María Vecina / AFPRESS

Fotografías: actualidad.rt.com y edition.cnn.com