El Albergue del Toscar en Elche cierra hoy sus puertas

Cuando a mediados de marzo todos nos confiamos en nuestras casas, decenas de personas no tenían donde resguardase en nuestra ciudad en los momentos de la pandemia del COVID-19.

 

Para ello se creó el Albergue del Toscar y decenas de voluntarios se pusieron manos a la obra pues colaboraron DYA, Caritas, Obra Mercedaria, APAEX, Policía Local y otras asociaciones.

El albergue llego a registrar una media de 80 residentes diarios, llegando a tener unos 230 registrados, a quienes no sólo se les proporcionó alojamiento sino también alimentación, asistencia sanitaria y médica, asistencia laboral, ayuda jurídica de acompañamiento y psicológica.

Algunos de los residentes en su confinamiento en el albergue han encontrado empleo, casa compartida, otros han abandonado algunas costumbres adictivas mientras han estado allí y los que no tenían papeles se les ha tramitado por parte de DYA.

Hoy cierra el Albergue Provisional del Toscar con la pena y el anhelo de los voluntarios de que alguna institución pública vuelva a invertir recursos físicos y económicos para volver a ayudar a estos indigentes necesitados e “invisibles” para la sociedad, porque ellos también son “seres humanos” con derechos, que sean pobres y sin recursos no les quita la dignidad de “ser”.