La Guardia Civil detiene a una pareja de Torrevieja por un presunto delito de tráfico de droga

Los detenidos distribuían la marihuana, presuntamente, en su propio domicilio, el cual ocuparon de manera ilegal y en el que también vivía la hija de ambos, de tan sólo dos semanas de vida.

La Guardia Civil ha detenido a una pareja residente en Torrevieja por ser los presuntos autores de un delito contra la salud pública, por tráfico de drogas. A la mujer se le imputa, además, un delito contra la seguridad vial, al conducir un vehículo sin haber obtenido el permiso para ello.

Desde comienzos de este pasado mes de abril, la Guardia Civil de Torrevieja comenzó a recibir diversas quejas vecinales, informando de la existencia de un posible punto de venta de sustancias estupefacientes, establecido en una vivienda de una urbanización de dicha localidad.

Los agentes del Área de Investigación se hicieron cargo de las gestiones de averiguación, necesarias para el esclarecimiento de los hechos, observando cómo, efectivamente, había un trasiego considerable de personas, ajenas a la urbanización, a cualquier hora del día, cuyo destino era la vivienda investigada.

En este sentido, la preocupación de los vecinos se debía, además de a la existencia de este posible punto de venta de droga en su propio inmueble, a este continuo paso de personas desconocidas, en pleno estado de alarma, haciendo caso omiso a las restricciones de movilidad impuestas por la declaración del estado de alarma, con el consiguiente aumento del riesgo de contagio, tanto de los vecinos como de los propios «clientes».

Tras reunir toda la información necesaria y obtener la correspondiente autorización judicial, la Guardia Civil procedió, el pasado sábado, a efectuar la entrada y registro del citado domicilio, encontrando en él 121 gramos de cogollos de marihuana, distribuidos en diversos recipientes, en diferentes habitáculos de la vivienda, así como 600 euros en efectivo, en billetes de diverso valor.

Los detenidos son una pareja, él cubano de 23 años y ella española de 26. A ambos se les imputa un presunto delito contra la salud pública, por tráfico de drogas y a la mujer, se le imputa, además, un delito contra la seguridad vial, ya que fue sorprendida conduciendo, durante la investigación, sin haber obtenido el permiso para ello.

La mujer fue puesta en libertad por los agentes, en calidad de investigada, para que se pudiera hacer cargo de la hija de ambos, de tan sólo 2 semanas de vida, mientras que el hombre, que quedó detenido, ya ha sido puesto a disposición de la autoridad judicial, quien ha decretado su libertad con cargos, a la espera de juicio.

Cabe destacar que la colaboración ciudadana es esencial para detectar este tipo de puntos de venta de droga, establecidos en viviendas particulares.