LA GRIPE DE 1918 Y EL COVID-19: Supervivientes a la “Gripe Española” de 1918 utilizaron tratamientos naturales

COVID-19: Supervivientes a la “Gripe Española” de 1918 utilizaron tratamientos naturales como es el “Ácido Cítrico y Vitamina C” para salvarse de la pandemia

Esto es un relato real que nos cuenta en primera persona Saturnino Carrillo, nacido en 1932 y el relato se lo cuenta su familia y con mayor detalle su padre y su abuela

Mi padre se llamaba Fulgencio y me contaba en numerosas ocasiones cómo se salvó y salvó a toda su familia, incluidos todos sus hermanos, tíos, abuela y primos, de la pandemia de la “Gripe Española” de 1918 a 1920, y cómo esto que me explicaba fue un remedio que a ellos les funcionó en una epidemia que duró 3 años, llevándose a más de 50 millones de personas en todo el mundo.

Creo que hay ciertas similitudes con el COVID-19 o Coronavirus actual por la forma que se propagó la epidemia entre todos los países, aunque los países que estaban en guerra en esos momentos prefirieron no difundirlo, acontecía en esos años la 1º guerra mundial.

En España sí se difundió la noticia de la gripe.

El tratamiento con el que dio mi padre era simple, y en el caso concreto que expongo puede decirse que sí fue efectivo, aunque pueda ser o no aplicable a la actual situación, la pandemia que estamos sufriendo. Lo que puedo asegurar es que si alguien lo prueba, mal no le va a sentar, a ello puede agregar los consejos médicos que siempre conviene seguirlos.

Volviendo al tema, a través de mi padre sé que mi abuelo procedía de una familia numerosa, como solían ser entonces, eran 8 hermanos, los padres y una abuela, todo ello cuando mi padre tenía 16 años. Se encontró con la situación de que toda su familia se encontraba enferma de esta gripe y en cama, en esos momentos el único que estaba en pie era él, por lo que a pesar de su edad no tuvo más alternativa que buscar alguna solución.

Como vivían en zona rural y tenían un huerto de frutales, entre ellos naranjos y limoneros, empezó a darles a todos zumo, en este caso natural por que no había otra, de naranja y limón.

La respuesta fue que todos mejoraron y pasaron la crisis sin problemas.

Según contaba mi abuelo en todo el vecindario hubieron numerosas defunciones.

Algunas personas tienen mejores defensas que otras como ya sabemos, por lo que esto puede ser sólo una anécdota, pero no está mal contarlo y decir que siempre ha habido héroes anónimos antes y ahora, que esto si que es cierto y merece que lo reconozcamos.

Cuento de paso que del abuelo de mi mujer me han contado otra hazaña, no menos importante, su nombre era Antonio, apodado el Galindo, y en la zona en que él vivía, San Javier y alrededores, hubieron tantos fallecimientos que los que quedaban vivos no se atrevían a trasladarlos al cementerio, él se armó de valor y con una tartana y un caballo que tenía los fue trasladando uno a uno al lugar de enterramiento. Por descontado que no se contagió ni sufrió la enfermedad ni tampoco se la transmitió a su propia familia, afortunadamente.

La costumbre habitual en su alimentación según me han explicado era también abusar de los cítricos, además de buena alimentación de lo que el campo daba y otros denominados pequeños caprichos o anécdotas, costumbre de la época como es el anís “paloma” en la sobremesa. El que no le pasara nada puede ser también casual, lo que sí es cierto es que fue un héroe en esos desafortunados tiempos.

Espero que mi relato les haya servido de referencia retrospectiva de lo que sucedió, a modo de lo que está sucediendo ahora en España.

Yo sí que saqué una conclusión de todo esto y es que las defensas y la inmunidad del cuerpo humano es la mejor barrera ante las enfermedades infecciosas, y con este relato verídico he querido mostrar creo que fue realmente el Ácido Cítrico y la vitamina C procedente de los cítricos la que hizo que pudieran salvarse miembros de mi familia, por parte de padres y abuelos. Este remedio comprendo que fortaleció el sistema inmunitario de sus organismos, que es el que realmente puso barrera y superó la enfermedad.

Hoy en día hay muchos compuestos para fortalecer las defensas humanas y seguramente más completos de los que había entonces porque vienen combinados con todo tipo de vitaminas, minerales y compuestos fundamentales.

Mi consejo es buena alimentación y fortalecer sus sistemas inmunitarios, con mis mejores deseos.

Autor: Saturnino Carrillo

Fotografías: Anna Shvets, Lucas Bordignon, Gustavo Fring y Pixabay