Reclaman a la Generalitat que no permita la caza para el control de poblaciones y que fomente medidas alternativas

Ecologistas en Acción del País Valencià ha remitido escrito a la D.G. de Medio Natural en la que solicita que no se permita la caza como medida para control de poblaciones de especies silvestres, especialmente durante el estado de alarma.

El escrito viene motivado por la resolución publicada para autorizar esta actividad con el argumento de controlar las poblaciones, en particular de conejo y jabalí, en prevención de daños a la agricultura.

La caza no se ha mostrado como un instrumento eficaz para atajar una problemática que se ha sobredimensionado y que se repite año tras año poniendo en serio peligro la biodiversidad en época de reproducción de las distintas especies, entre ellas muchas amenazadas.

A esta situación se suma la excepcionalidad del Estado de Alarma en la que estas autorizaciones se producen. Los permisos extraordinarios se dan en momentos y puntos concretos, donde se ha justificado un daño importante, siempre después de informe de los agentes medioambientales. Nunca se deben dar de forma general, son permisos excepcionales, con un objetivo claro, real, y sobre un daño producido ahora o en un breve tiempo que se repite.

Las administraciones no disponen de los medios exigibles ni para verificar los daños, que es necesario demostrar, ni para controlar la caza, ya que los servicios de vigilancia medioambiental, cuerpos de agentes medioambientales y Seprona de la Guardia Civil, están centrados como es lógico en otras prioridades y ya han manifestado las limitaciones de operatividad que padecen. En todo caso, si se localizan puntos concretos con pérdidas importantes, los agentes medioambientales pueden actuar con métodos sin muerte, con redes en las madrigueras de conejos, y trampas para jabalíes, si las medidas que ha puesto el agricultor no han funcionado.

La organización también ha solicitado a la D.G. de Medio Natural los informes actualizados para otorgar los permisos, donde se recoge el alcance del daño producido en las explotaciones agrarias y que deberían realizar los agentes ambientales. CARTA DE LA ASOCIACIÓN ECOLOGISTA A MIREIA MOLLÀ

Fotografías: Pixabay