Así vivieron los vecinos de Tafalla las inundaciones del Cidacos: “Los coches flotaban por las calles”

“Lo que más nos impactó fueron los coches que bajaban flotando y la gente metiéndose en el agua para salvarlos”, han expresado.

Cualquiera que haya paseado por las calles de Tafalla durante la mañana de este viernes, ha podido revivir la película ‘Lo imposible‘ en versión navarra, ya que el desastre meteorológico se ha apoderado de la localidad.

El agua ha arrasado con coches, calles, comercios y grandes pertenencias de cada uno de los vecinos de la localidad, pero más allá de ello, lo importante es cómo vivieron los vecinos del pueblo cada uno de esos momentos de tensión al ver cómo subía el agua.

De todas las situaciones se saca algo bueno, incluso de ésta y es que los vecinos de la localidad no han dudado en remangarse los pantalones, ponerse las botas de agua y salir a ayudar al de al lado.

Miguel Martínez, un vecino tafallés de 40 años, cuenta que estaba en el sofá viendo la televisión cuando escuchó como llovía. “Me pareció una tormenta normal, no más intensa de lo habitual pero escuché jaleo en el edificio. Los vecinos no paraban de gritar y fue ahí cuando fui a mirar por la ventana y observé cómo el agua llegaba casi a la cintura. Los coches estaban flotando, los garajes y los portales estaban inundados y nuestro portal tenía la caldera estropeada“, cuenta.

“Lo más duro es la impotencia de saber que contra la naturaleza no puedes hacer nada ni luchar contra ella”, añade.

Además de los múltiples daños materiales, ha habido quién ha perdido más que eso. Pilar Ruano cuenta cómo su perro murió ahogado durante las inundaciones. “Estábamos en un huerto que tenemos a las afueras de Tafalla y cuando quisimos volver al pueblo no pudimos porque estaba todo inundado. Tenemos tres perros y uno de ellos murió allí ahogado, los otros dos han sobrevivido pero también sufrieron”, cuenta.

“Esto no fue todo, ya que al anochecer me avisaron de que en la bajera de mi casa estaba todo inundado, había muchísimos daños materiales como pueden ser electrodomésticos y cosas de valor que tenía guardadas en el garaje. Además, la fuerza del agua ha hecho que mi coche quedase impactado contra la portalada y al abrirse para dentro no sé si podré recuperarlo”, cuenta entre lágrimas.

Las hermanas Saioa y Arantxa Lorea cuentan cómo vivieron esos momentos. “Estábamos en nuestra casa y a pesar de que el agua no había llegado a la zona todo el mundo empezó a llamar y a decir lo que estaba ocurriendo. Tenemos varios amigos que estaban en San Fermín y que no pudieron bajar de Pamplona, todos estábamos preocupados porque no sabíamos dónde estaban nuestros familiares”.

“Lo que más nos impactó fueron los coches, que bajaban flotando por las calles y la gente metiéndose en el agua para salvarlos, a pesar de que la policía les decía que corría peligro su vida“, cuentan.

María Jesús Burgui piensa que si el “río hubiese estado más limpio, se podría haber evitado algún daño. “No digo que se pudiese haber evitado el desastre, pero es verdad que el río siempre ha estado muy sucio, de lo que los vecinos nos hemos quejado en muchas ocasiones pero los ecologistas no dejan limpiarlo. Tengo 70 años y nunca había vivido parecido“, ha expresado.

Rubén Armendáriz cuenta que estaba en el huerto cuando empezó a llover, se fue a su casa y después de un rato dormido su mujer le despertó. “No paraba de gritar diciendo que el garaje estaba inundado. Yo la verdad es que no daba crédito a lo que veían mis ojos, era como si fuese una película. Cuando lo ves en la tele impacta pero cuando lo vives en primera persona, es muy duro”, ha comentado.

Dentro de unos días, la localidad de Tafalla volverá a la normalidad pero nunca se les borrará esta escena del recuerdo y cómo una localidad de 10.605 que salió de unas brutales inundaciones como en Fuentevejuna, todos a una.

.

Fuente.: navarra.elespanol.com

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.