El Palau presenta ‘Testimonio gráfico de un territorio, símbolo de un pueblo’, un recorrido por la huella gráfica de los pobladores valencianos

La muestra cierra las celebraciones por el 600 aniversario de la Generalitat

El pati gòtic del Palau de la Generalitat acoge, entre el 16 de febrero y el 13 de marzo, la exposición ‘Testimonio gráfico de un territorio, símbolo de un pueblo’, un recorrido por la huella gráfica dejada por las diferentes civilizaciones y culturas asentadas en el territorio valenciano.

En esta muestra, que cierra las celebraciones por el 600 aniversario de la Generalitat, los visitantes que se acerquen hasta la sede del Consell podrán contemplar un relato gráfico compuesto por diferentes piezas históricas, desde los primeros homínidos que fijaron su presencia en el territorio hasta piezas del siglo XVIII.

La exposición también cuenta con dos expositores que, a modo de prólogo y epílogo del relato, constatan, por un lado, las huellas dejadas por los primeros animales habitantes del territorio y, por otro lado, los más recientes cambios en el diseño de la imagen institucional de la Generalitat.

Estas piezas están presididas por un audiovisual por el que desfilan más de 30.000 años de huellas gráficas, acompañadas de la composición musical creada ex profeso por Luis Serrano Alarcón y mezclada por el director Ramón Giner.

El comisario de la exposición, Dani Nebot, explica que es la primera vez que una exposición se centra en la huella de la gráfica sobre el territorio, en lugar de en cuestiones historiográficas.

Así, se han elegido y recopilado objetos como incunables, monedas, platos, azulejos, gravados neolíticos, estatuillas, máscaras o puntas de lanza, teniendo en cuenta el valor de su huella sobre el relato gráfico valenciano.

“La gráfica -asegura Nebot- es un idioma universal y atemporal” ya que, según señala, en las piezas elegidas tras el paso de los siglos “se ha mantenido lo trascendental y desaparecido lo superfluo”.

Además, el codirector de la muestra también destaca que de este relato se desprende que los antiguos habitantes del territorio eran “iguales a nosotros”, con la misma modernidad, sensibilidad y capacidades.

La exposición está dirigida por Dani Nebot y Dani Lavernia, y ha contado con la asesoría histórica de Rafael Martínez, jefe de sección del IVCR+I; Rafael Company, director del MuVIM, y Francisco Gimeno, catedrático de la Universitat de València. Además, en la parte gráfica han colaborado artistas gráficos como Paco Roca o Raquel Silvestre.

Las piezas han sido cedidas por la Biblioteca Històrica de la Universitat de València, el Museu de Prehistòria de València, el Centre Arqueològic de l’Almoina, el IVCR+I, el Museu de la Universitat de València d’Història Natural, el Museo Municipal de Requena, el Museu Principal de l’Almodí, Museu Arqueològic José María Soler, el Centre d’Estudis Contestants, el Museu Municipal d’Història i Arqueologia de Cullera, el Museu Arqueològic de Burriana, el Museu de Belles Arts de Castelló, la Fábrica de la Seda de Moncada, la Fundació Universitària d’investigació arqueològica L’Alcudia y el Museu Arqueòlogic Municipal Camilo Visedo Montó.