La Agrupación reformista de Policía (ARP) plantea el primer de Plan de Prevención de Suicidios en la Policía

La Agrupación Reformista de Policías (ARP) ha presentado un  plan de prevención de suicidios al objeto de que desde el Ministerio del Interior, y más en concreto, desde la Dirección General de la Policía, se haga uso del mismo para poder ofrecer un servicio necesario y demandado desde hace demasiados años por el colectivo policial.

La presente propuesta de Plan de Prevención de Suicidios en el ámbito del Cuerpo de la Policía Nacional pretende servir de herramienta a la Administración al objeto de minimizar las muertes de policías que año tras año ponen fin a su vida haciendo uso de esta conducta autolítica.

El suicidio se ha convertido en un problema de salud pública que requiere atención. Su prevención y control no es tarea fácil porque depende de múltiples causas.

Prevenir la conducta suicida de los policías comprende la intervención sobre los factores de riesgo individuales, familiares, sociales, culturales, económicos y laborales, entre otros.

Los policías, al igual que el resto de la población, padecen enfermedades que deben ser diagnosticadas y tratadas. Sin embargo, muchos policías no son conscientes de sus problemas y se resisten a recibir apoyo o ayuda. Otros policías enfermos, siendo conscientes de su situación, hacen grandes esfuerzos para limitar sus deficiencias. En ambas situaciones, si el policía sigue ejerciendo sin recurrir a la asistencia de un profesional especialista cualificado, es muy probable que con el tiempo surjan en su vida serios contratiempos.

Predecir el suicidio es difícil, pero hay estudios que demuestran la existencia de señales de advertencia más o menos claras sobre las intenciones de los autoagresores en las semanas o meses anteriores a su muerte, estas no son llamadas de atención inofensivas, sino verdaderas súplicas de ayuda que deben ser consideradas con la máxima seriedad.

La Agrupación Reformista de Policías, sensible a este problema, ha acometido el presente proyecto diseñado para detectar las señales previas al suicidio, superar las barreras que impiden a los policías tomar conciencia de que están enfermos y proporcionarles asistencia especializada.

Garantizar al policía la confidencialidad del tratamiento, la confianza y complicidad en el afrontamiento del problema, así como la búsqueda de soluciones, es fundamental para que el policía afectado tome conciencia de su problema, decida pedir ayuda y acceda al tratamiento.

Asimismo, en este Plan de Prevención, se han incorporado programas destinados al desarrollo de estrategias dirigidas a la promoción de la salud del policía.

La propuesta de este Plan de Prevención aspira a ser incorporado por el Cuerpo de la Policía Nacional a su estructura organizacional como herramienta abierta y flexible, pudiendo ser ampliado en todos y cada uno de los extremos que la Administración determine. Asimismo, resultaría de gran utilidad elaborar análisis y estudios sobre esta materia al objeto de conocer en toda su profundidad el suicidio policial y, elaborar de este modo, estrategias útil…

A %d blogueros les gusta esto: